RSS

¿Llegaron los griegos a la costa de Alicante?

Antes de que los romanos la dominaran por completo, los griegos colonizaron diversos territorios en la Península Ibérica ya en los siglos VIII y VII antes de Cristo, asentándose y fundando ciudades en la costa Mediterránea. Desde Massalia (la actual Marsella), los focenses, marineros comerciantes griegos que procedían de la ciudad jonia de Focea (en la actual Turquía), extendieron su dominio comercial hacia el sur reconquistando enclaves iberos o fenicios que ya estaban instalados.

De esta forma nacieron las colonias de Rhode (Rosas) y Emporion (Ampurias), cuya fundación griega está probada. Otras urbes de origen heleno como Mainake en la actual Málaga y sobre todo Hemeroskópeion y Alonis en el litoral alicantino (las actuales Dénia y Villajoyosa), que son el caso que nos ocupa en esta nueva entrada, carecen de confirmación arqueológica. No obstante, los contactos más antiguos se llevaron a cabo con los fenicios, que llegaron a crear una colonia estable en la desembocadura del río Segura.

Hemereskópeion se ubicaría en la actual Dénia./ Roger Davies

Según recoge el historiador griego Estrabón, entre el Ebro y Cartago Nova existían tres pequeñas ciudades de fundación massaliota, de las cuales la más conocida era Hemeroskópeion, que tendría un santuario dedicado a Artemisa. Las otras dos eran la propia Alonis y Akra Leuké(la actual Alicante)

La Vila Joiosa podría haber sido el origen de Alonis./ Mortenjohs

La importancia de sendas colonias como enclaves comerciales de primer orden lo atestiguan restos allí encontrados como lecitos (pequeñas jarritas que contenían perfume), áticos de figuras rojas, copas de barniz negro o copas de figuras rojas del Círculo del Pintor Pentesilea.

El historiador P. Rouillard, a partir del estudio del material aparecido en la costa mediterránea con fechas entre 580 y 560 a.C. resalta que la presencia de cerámica gris o pintada de imitación o tradición griega, así como la existencia de una escultura de tradición helénica son prueba evidente de la presencia helena.

Cerámica griega

El término Hemeroskópeion significa en griego «torre vigía» u «observatorio diurno», por lo que se cree que su principal función era controlar el paso de los cardúmenes de atún en las migraciones anuales y servir de centro de las operaciones pesqueras. El núcleo actual de la población data del siglo III a. de C., cuando Dianum fue fundada por los romanos. De hecho, se convirtió en un puerto fortificado en el que se refugiaron los soldados del general Sertorioy adonde éste había trasladado el mercado de los objetos robados y su campamento naval.

Mientras, los historiadores no se ponen de acuerdo en ubicar Alonis. Unos la sitúan en la actual La Vila. Otros la encuadran en lo que es Santa Pola. Lo cierto es que se han hallado vestigios de un núcleo de población ibérica desde al menos el siglo VII a.C., con fuerte presencia de materiales de procedencia griega.

Akra Leuké, cuyo significado es “el promontorio blanco”, pese a que Estrabón la considera como colonia griega, al parecer fue una base militar fundada por los cartaginenses, en concreto por Amílcar Barca, en el siglo III antes de Cristo. De griego solo tendría el nombre, dado por su ubicación geográfica.

 
1 comentario

Publicado por en 08/14/2011 en Origen griego

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La aviación postal en Alicante con ‘El principito’

Ahora, en la actualidad, es un extenso ágora que aúna entre sus aulas el conocimiento y saber de cientos de profesores y alumnos. Pero a principios de siglo XX, hace ya cien años, parte de los terrenos que ocupa el campus de la Universidad de Alicante fueron escenario del primer aterrizaje de un avión en lo que era conocido como el antiguo polígono del Tiro Nacional en Sant Vicent del Raspeig.

En concreto, el 29 de julio de 1911 dos biplanos Salmson 2 A2 tomaron tierra aquí para convertirse en punto clave de la escala, en Alicante, de la pionera línea postal francesa Compagnie Latécoère (posterior l’Aéropostale) en la que trabajaba el aviador y escritor Antoine de Saint-Exupéry, célebre autor de El principito.

Jardín del Hangar

 

Sant Vicent constituía la parada estratégica en el itinerario de una línea aérea que llegó a conectar Toulouse (Francia) con Santiago (Chile), con escala también en Barcelona, Málaga, Tánger, Rabat, Agadir y Cabo Juby (Marruecos), Saint-Louis (Senegal), Recife y Río de Janeiro, Asunción (Paraguay) y Buenos Aires (Argentina). Asimismo, y en paralelo a la citada ruta, operaron dos líneas en la misma compañía que conectaban, mediante hidroaviones, el puerto de Alicante con Orán y Argel (Argelia).

Sello conmemorativo de la ciudad de Alicante

 

Con posterioridad, en febrero de 1919, fue cuando el director general de las Líneas Aéreas Latécoère buscó en las afueras de Alicante una zona para ubicar un aeródromo que sirviese de escala a la citada compañía francesa de correo aéreo. Escogió unos terrenos de propiedad municipal situados en la partida de Los Ángeles, cerca de Sant Vicent.

Cartel modernista de principios del siglo XX

En 1936 el viejo campo de aviación se transformó en el Aeródromo de Rabassa, que se integró en la 4ª Región Aérea y se convirtió en base de la aviación de la República desde 1937.

Antoine Saint-Exupéry

 

Precisamente, Antoine de Saint-Exupéry tuvo la fortuna de visitar Alicante al aterrizar aquí de manera forzosa tras emprender una de sus numerosas aventuras de vuelo. Sucedió en 1926. Parece ser que la estancia le agradó, porque repitió visita unos meses después.

Fragmento de la película El principito:

De la capital de la Costa Blanca, el autor de El principito llegó a decir que “es el punto más cálido de Europa, el único lugar del viejo continente en el que maduran los dátiles. Me paseo sin abrigo, maravillado de esta noche de Las Mil y Una Noches, palmeras, estrellas cálidas, y un mar tan discreto que ni se le oye ni se le ve, apenas se le adivina”.

 
3 comentarios

Publicado por en 07/22/2011 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , ,

Los mejores castillos de Alicante

Impertérritos al paso del tiempo, testigos de cruentas batallas y terribles asedios, muchos incólumes a las tropelías y largas embestidas del ejército rival, dominan las tierras de su alrededor desde una privilegiada atalaya o cerro que les permite el control de todo el horizonte que permite divisar el ojo humano. El interior de la provincia de Alicante, montañoso, está jalonado por numerosos e imponentes castillos de origen medieval, algunos de ellos de bellísima estampa. Las localidades de Villena, Biar, Petrer, Banyeres de Mariola, Castalla y Elche cuentan con algunas de las fortalezas más impresionantes de toda la geografía española.

La capital de la provincia de la Costa Blanca, pese a ser una ciudad llana de costa, también se vanagloria de contar en su término municipal con un castillo de imponente factura y de enorme valor estratégico en su época. En lo alto de la sierra del Benacantil, a 170 metros de altitud, se erige el Castillo de Santa Bárbara, cuya construcción data de finales del siglo IX durante la dominación musulmana de la Península Ibérica. El infante Alfonso de Castilla, futuro rey Alfonso X el Sabio, la tomó a los árabes a mediados del siglo XIII. Su apariencia externa, repleta de voladizos, se debe a la fortificación moderna abaluartada de los siglos XVI-XVIII.

El castillo de Biar es, sin duda, uno de los más espectaculares de toda la provincia. Asentado sobre la enorme peña que se yergue sobre la villa, su origen es árabe y fue tomado por asedio en 1245 por Jaime I en su imparable avance en la conquista de todo el Reino de Valencia. Presenta dos murallas concéntricas con cubos cilíndricos y muros almenados y con varios aljibes.

En Villena encontramos una fortaleza de origen musulmán. Asediada y tomada en el año 1240 por Jaime I de Aragón con ayuda de caballeros catalanes y a las órdenes de caballeros templarios y hospitalarios, cuenta con una gran torre del homenaje de 25 metros de altura. Fueron los almohades quienes lo levantaron en la última década del siglo XII.

De los más hermosos y mejor conservados de Alicante se encuentra el Castillo de Petrer, musulmán en origen (siglo XII ó XIII), que pasó a Castilla gracias al tratado de Almizra. Ya en el siglo XIV fue cedido al Reino de Valencia. Tiene planta poligonal de recios muros almenados de mampostería con sillería en las esquinas, sin apenas vanos. El de Sax tampoco desmerece en absoluto. Asentado sobre un peñasco a más de 500 metros de altitud, se trata de una de las tres grandes fortalezas de la comarca del Alto Vinalopó, juntos con las de Villena y Biar.

Uno de los castillos levantados a mayor altura es el de Banyeres. A casi un kilómetro del suelo se empina esta bella fortaleza, desde cuya torre se alcanza a divisar en los días claros las tierras pertenecientes a las tres provincias circundantes (Alicante, Valencia y Albacete) De origen almohade (siglo XIII), pasó a manos castellanas tras la Reconquista. El castillo tiene dos recintos y como en tantos otros, destaca su espigada torre del homenaje.

Os dejo con la ruta de los castillos almohades de la provincia alicantina en un pequeño vídeo:

 
3 comentarios

Publicado por en 07/09/2011 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

El arte rupestre del Pla de Petracos

En el margen izquierdo del barranco de Malafí, en la localidad alicantina de Castell de Castells, emplazada en la comarca de la Marina Alta, se encuentra una de las muestras de arte rupestre más importante de toda la Península Ibérica. Es el denominado Pla de Petracos, considerado Patrimonio de la Humanidad desde 1998. Este conjunto artístico, caracterizado por poseer una serie de pinturas de gran tamaño y que se encuentra en un excelente estado de conservación, se adapta a la peculiar geografía del lugar, refugiándose, cada una de estas pinturas, en distintos abrigos naturales, ocho en concreto.

De todo el grupo, destacan particularmente cinco pinturas perfectamente visibles (Ciervo herido, Familia, Orantes, El ciclo agrario y Los mitos de la fertilidad) no sólo por ser valiosos ejemplos del Arte Macroesquemático (7.500 y 6.500 años antes de Cristo), sino por reflejar también las creencias en los primeros pasos del Neolítico, es decir, en los primeros momentos de la agricultura y la ganadería.

De esta manera, las pinturas se organizan formando un retablo, que equivaldría a una especie de santuario donde las gentes del momento cerrarían lazos de comunidad y manifestarían un credo relacionado con la fecundidad y la fertilidad de las tierras.

Destaca la representación de la figura del Orante, por su tamaño y su posición centrada. Enfrente del mismo, a unos metros de la pared rocosa, sobresale en el terreno una gran piedra, que podría estar relacionada con el significado de las representaciones pictóricas. En otro abrigo, situado a la derecha del conjunto anteriormente citado, se descubrió la figura de un ciervo herido, que formaba parte de una escena de caza de la que sólo se ha conservado la presa.

Junto a las figuras que representan a los orantes (que llevan los brazos extendidos hacia arriba, y que a veces conforman parejas o grupos), abundan los motivos geométricos, de entre los que sobresalen los de tipo serpentiforme, formados por gruesas bandas sinuosas de desarrollo vertical. Se representan la fecundidad y de la fertilidad como valores principales de los primeros agricultores y pastores.

Al mismo tiempo que se sacraliza el ciclo agrícola, las representaciones femeninas vinculan a la mujer con la fertilidad. Algunos animales representan otros valores concretos, constituyendo el toro la imagen más concreta de la fecundidad. En la cabeza del toro, vista de frente, destacan sus ojos y sus cuernos. Al lado del toro se observa a una mujer vestida con una larga falda, aunque no se conserva la cabeza.

La técnica utilizada es siempre la pintura en rojo y representan figuras humanas con la cabeza a modo de círculo de trazo grueso, que en ocasiones se adorna con una especie de rayos o cuernos, los brazos se representan levantados con la mano abierta en la que se indican los dedos.

Las pinturas rupestres del Pla de Petracos fueron descubiertas en 1980 por miembros del Centre d’Estudis Contestans, de Cocentaina.

Os muestro un vídeo con bellas panorámicas de Castell de Castells:

 
2 comentarios

Publicado por en 05/29/2011 en Edad Antigua

 

Etiquetas: , , , , ,

El terror llegado del Norte

Procedentes de las tierras frías del Norte, los vikingos asolaron duante siglos las costas españolas, llegando a saquear ciudades de interior como Pamplona y Sevilla en busca de tesoros. Incluso una de estas expediciones atacó Orihuela, en la provincia de Alicante, desde el río Segura, en el año 858 de nuestra era. Por aquel entonces, la ciudad estaba bajo influjo árabe y se le denominaba Uriwala.

Después de haber sembrado el caos en la vecina Francia, la expedición capitaneada por Hasting y Bjorn ‘Costado de Hierro’ al mando de 62 drakkars llegó a la localidad alicantina después de su infructuoso intento de conquistar Santiago de Compostela y arrasar la mezquita de Algeciras, bordeando la Península Ibérica por Portugal y el Sur.

Los vikingos, tal y como tenían por costumbre, saquearon por completo la ciudad de Orihuela, ocupando su castillo. El asedio fue brutal, seguido de un incendio de toda la población. Los invasores se resguardaron en el castillo durante todo el invierno que utilizaron como fortaleza y base militar desde donde zarpaban para continuar con sus ataques por todo el Mediterráneo.

Desde Orihuela, los normandos saltaron al saqueo de las Islas Baleares, Provenza y la Toscana y las zonas costeras del litoral andalusí. También llegaron a la ciudad de Valencia árabe, devastando los barrios periféricos.

Tudmir, el rey árabe que residía en Orihuela, tras la invasión y posterior destrucción de la ciudad por los normandos, se vio obligado a trasladar la capital administrativa de la región a la vecina Murcia, con el refuerzo de las murallas para lograr defenderse y repeler los ataques vikingos que se estaban sucediendo por todo el Mediterráneo.

Orihuela tardó mucho tiempo en reponerse del saqueo de la ciudad. Con empeño y esfuerzo consiguió reconvertirse en un centro neurálgico del comercio islámico en el Mediterráneo bajo el reinado de Abd Al Rahman III.

Conoce un poco más cómo eran los vikingos:

 

Los normandos no escatimaron hombres ni barcos en su conquista de las ciudades costeras hispanas, y solo la tenaz oposición de los reinos cristianos del Norte y de la potente Al-Ándalus en el Sur les hicieron desisitir del empeño. Aunque para entonces media Hispania había ardido ya por las antorchas vikingas.

Ahora descubre las maravillas que encierra Orihuela:

 
4 comentarios

Publicado por en 05/10/2011 en Edad Media

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

El aeródromo republicano

Los vecinos de la pedanía de El Hondón, en Monóvar, constataron que había una guerra civil en España un día del mes de mayo en que los soldados republicanos llegaron con la orden de construir un aeródromo en la vaguada en la que ellos cultivaban trigo y vid. Lo primero que hicieron fue incautarse de la sombra del pino, que era la única que había en varios kilómetros a la redonda, y anexionarle la casa que había a su lado para hacer de ella un cuartel.

Luego construyeron un refugio, un polvorín, una torre vigía y varios nidos de ametralladoras. El objetivo no era otro que dejar una puerta aérea abierta para una evacuación del Gobierno de la República y las personalidades que componían su séquito, ante el color de los acontecimientos.

En la madrugada del 5 de marzo de 1939, el doctor Negrín, Dolores Ibarruri, Rafael Alberti, María Teresa León, Enrique Líster y algunos otros colaboradores salieron desde el aeródromo de El Hondón, llamado El Mañá, en un par de bimotores Douglas de la LAPE (Líneas Aéreas Postales Españolas) hacia la ciudad argelina de Orán. Sobre esos actuales viñedos de monastrell se esfumó la II República. En la actualidad, un monolito conmemorativo y dos refugios antiaéreos dan fe de aquella época.

En el Hondón de Monóvar existía una pequeña base aérea, denominada la posición Dakar, que tenía su última base, más o menos secreta, en los términos municipales de Elda y Petrer, en la llamada Posición Yuste, en la finca el Poblet, debido a la probada lealtad republicana de la provincia de Alicante y de esta zona en particular, escapando de esta forma al pelotón de fusilamiento del que no pudieron escapar otros personajes relevantes del bando republicano y comunista.

El 25 de febrero de 1939 el Gobierno se instaló de forma secreta en las proximidades de Elda, una zona que reunía las suficientes condiciones de seguridad que ya no se daban en una Valencia que se había convertido en capital de la República.

La sede del Ejército de Tierra se instaló en las Escuelas Graduadas de la zona, al mismo tiempo que dos chalés de la Ciudad Vergel fueron habilitados para el Servicio de Información Militar (SIM) Mientras, la sede del Comité Central del Partido Comunista se establecería en una finca situada detrás de la actual gasolinera ‘Idella’.

En la Posición Yuste, el Gobierno legalmente establecido solo duró diez días, pues la revuelta del Coronel Casado que intentó llegar a un acuerdo de paz con Franco al que Negrín se oponía y el reconocimiento de las democracias europeas del bando golpista, aceleró la inevitable victoria del ejército franquista y el fin de la Guerra Civil. Las fuerzas casadistas fueron capturadas a las afueras del aeródromo de Monóvar y conducidas a la cárcel de Alicante.

El ocaso del conflicto armado tuvo lugar en Elda el 29 de marzo, cuando fue izada en el Ayuntamiento la bandera roja y gualda, y una fuerza militar con tropas italianas de la división Littorio entró en la ciudad.

II Marcha cívica por la recuperación de la memoria histórica en Alicante: 

 

Alicante fue la última provincia en caer bajo el bando fascista. En el Puerto de la ciudad se concentraron miles de republicanos que intentaron escapar al exilio en algún barco. Pero más de 4.000 antifascistas fueron hechos prisioneros aquí.

 
1 comentario

Publicado por en 05/02/2011 en II República

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Lucentum: la Alicante romana

Asentada sobre un gran solar de más de 30.000 metros cuadrados, la ciudad íbero romana de Lucentum perdura en la actualidad como uno de los yacimientos arqueológicos más imponentes de todo el Levante español. La antigua Alicante se ubica en el Tossal de Manises, en la parte superior de una elevación junto al Mar Mediterráneo que alcanza los 38 metros de altura, a poco más de tres kilómetros del centro de la ciudad moderna. Conserva íntegra toda la superficie urbana, encorsetada por una muralla cuyo perímetro mide unos 600 metros. Fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1961.

Los orígenes del asentamiento en el cerro se remontan a finales del siglo V antes de Cristo. Sus primeros pobladores fueron de origen íbero contestano, que mantenían estrechos contactos comerciales y culturales tanto con griegos como con fenicios. También se les conoce relaciones con la enigmática cultura tartésica del sur peninsular. Todos estos intercambios culturales dieron lugar a una sociedad con caracteres propios que historiadores romanos como Plinio o Estrabón denominaron Contestania. Adquirió auge en el último tercio del siglo III a. C., momento en el que se data la construcción de una potente fortificación que rodea por completo el yacimiento, dotada de torres y en algunos tramos de un antemural, que modificará para siempre la faz del conjunto, fijando el perímetro de la ciudad romana.

Durante el mandato del emperador Augusto, la ciudad adquirirá el rango de municipium (municipio), por la que comenzará a gobernarse de forma autónoma con magistraturas e instituciones netamente romanas. Pasará a denominarse Lucentum y vivirá un periodo de esplendor, constatándose la construcción del foro, dos termas públicas, una nueva puerta de acceso al enclave, el sistema de alcantarillado y al menos un templo, así como por la extensión de la ciudad que rebasará los límites originales establecidos por las murallas. La trama viaria adopta entonces una retícula ortogonal condicionada por el perímetro urbano fijado en la muralla republicana.

Del paisaje urbano originado merece la pena destacar el pequeño foro que se continúa excavando en la actualidad. Se ha sacado a la luz el área de la plaza, rodeada de tres pórticos (el sureste doble), que está delimitada al noroeste por pedestales de estatua que flanquean la vía que atravesaba transversalmente el complejo forense. Esta forma arquitectónica hace suponer a los arqueólogos que al otro lado de la calle hubo de situarse el templo. Con el foro se construyen asimismo las termas mencionadas, un edificio a caballo entre los edificios balnearios republicanos e imperiales, ya que sólo cuenta con hypocaustum en el alveus y en el caldario. Este periodo de despegue se advierte también en el territorio inmediato con la construcción de numerosas villas. Asimismo, barrios suburbanos se extendieron por las vertientes, sobre todo la recayente al mar y en la costa se instalaron factorías de salazones y hasta un embarcadero.

A finales del siglo I después de Cristo comienzan a hacerse patentes los signos de la decadencia de la urbe. Las cloacas se colmatan y deja de existir el mantenimiento de este servicio. En la segunda mitad del siglo II y principios del siglo III se expolian las construcciones y las superficies de circulación no siguen el trazado viario de inicios del Imperio Romano. Se inicia un periodo que culminará con el abandono definitivo y su desaparición de la ciudad en el siglo III d.C. El motivo principal se debe al auge que experimentó la vecina ciudad de Ilici (la actual Elche)

Tras un nuevo periodo de frecuentación esporádica, en el que el yacimiento se convierte en una cantera de materiales, el solar será ocupado, esta vez como espacio funerario, entre los siglos VIII y X d.C., momento en el que nacerá una maqbara (cementerio) caracterizada plenamente por la implantación del rito funerario islámico.

La ciudad romana de Lucentum se construyó sobre una ciudad ibérica de la que prácticamente no queda nada, salvo algunos restos de la muralla. El nivel inferior sería coetáneo a la necrópolis excavada en los años 1930 con motivo de la construcción de una carretera y cuyos materiales, de gran interés, se conservan en el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ). De entre ellos sobresalen los pebeteros y quemaperfumes de los que la galería cuenta con una excelente colección.

Otro importante yacimiento alicantino en pleno proceso de excavación es el Cerro de las Balsas, a apenas 300 metros de distancia de Lucentum. Se trata también de un poblado amurallado de origen íbero romano (siglo III antes de Cristo), en el barrio de la Albufereta. En él se han hallado una necrópolis de inhumación tardorromana con 11 individuos completos, así como los restos de una villa romana alto imperial y abundante cerámica.

Por su parte, la antigua península de la Illeta dels Banyets, en la vecina localidad de El Campello, fue ocupada en diversos períodos cronológicos que van desde la Prehistoria, en el III milenio antes de Cristo, hasta época medieval, en el siglo XI de nuestra era. Ya en época ibérica (siglos IV-III antes de Cristo), se desarrolló un importante poblado del que sólo se ha excavado una parte. Quien lo visita puede observar, a un lado y otro de una calle en el sentido longitudinal de la ahora isla, dos templos y almacenes y viviendas, algunas de ellas de gran complejidad arquitectónica. El poblado se convirtió en un importante centro comercial dotado de almacenes pero también en un centro productor y exportador de vino. Los romanos también aprovecharon los recursos del mar y labraron en la roca unas balsas para conservar el pescado.

Pese a su declaración como Monumento Histórico Artístico, el yacimiento alicantino de Lucentum estuvo a punto de desaparecer víctima de la especulación inmobiliaria. Gracias a la actuación de personas comprometidas con su conservación como la arqueóloga sueca Solveig Nordström, Lucentum pudo salvarse, aunque al precio de quedar enclaustrada entre edificios altos que le restan la perspectiva de lo que antaño fue una importante ciudad romana y contaminan visualmente el conjunto.

 
1 comentario

Publicado por en 04/22/2011 en Origen romano

 

Etiquetas: , , , , , , , ,